El éxito personal: Personas zancadilla, paracaidistas y escaladores ¿De qué lado estás?

En lo que llevamos de año ¿cuánta gente se ha puesto delante de ti a decir que no puedes… algo? O que a esa actividad que realizas y te mola tanto ¿cómo le dedicas tanto tiempo? ¿Para qué, si no sacas nada de provecho?

Sueños


EL ÉXITO PERSONAL O LA BOCA DEL LOBO

No sé en que época de la historia se decidió que el éxito tenía que llevar arrastrando de la mano un buen fajo de billetes, un renombre o capazos de followers, likes o retweets. Esto nos ha jodido una parte bonita de la vida y es la de hacer algo por la sencilla satisfacción de hacerlo, sin más meta que la que uno mismo se impone.

Según la RAE el éxito es el resultado feliz de un negocio, actuación, etc. pero lo que no especifica es quién tiene la vara de medir, quién determina si la cosa se ha resuelto con éxito o no. Y aquí es donde parece que somos incapaces de coger el toro por los cuernos y prescindir de la aprobación ajena para concluir si hemos llegado a la meta que nos habíamos propuesto. Es evidente que a las redes sociales les hemos otorgado demasiado poder de opinión y un comentario ligeramente negativo o una foto con menos likes de los que esperabamos puede hacernos abandonar la tarea en la que andamos metidos.

Lo peor de todo es que parece tan difícil prescindir de esta influencia como caminar sobre el agua. Por eso deben llamarlo red, una vez dentro….

Pero este post no va sobre el frío mundo de los caracteres, va de las personas, sobre todo de los dos grandes tipos de personas que nos rodean y nos condicionan.

                       1432307106_Little_Boy_Red 1432307118_Little_Boy_Blue 1432307141_Little_Boy_Green


ALéJATE DE LAS PERSONAS ZANCADILLA

Las personas zancadilla son esas que cada vez que dices que vas a dar el primer paso para empezar algo, se sacan una piedra del bolsillo y la ponen delante de tus pies. Independientemente de lo ambiciosa que sea tu meta tienen un repertorio de frases que repiten hasta la saciedad:

Personas zancadilla noemarincom

estás a punto de tirarte a la piscina desde el trampolín más alto y con una venda en los ojos, valiente porque ya has puesto en una balanza lo bueno y lo malo y has decidido saltar y entonces llegan los zancadilla a decirte que el agua estará fría, que puede que la profundidad no sea como esperabas, que igual hay tiburones!!!

¿Cómo es posible que tu optimismo y decisión se vean de repente mermados por cosas nimias como una frase de las anteriores? ¿Qué fuerza tienen en la mirada estas personas que hace que tiemblen los cimientos de algo que creías sólido?

Pues la respuesta es sencilla y no tiene nada de sobrehumano: El miedo.

1432307303_imoticon_15

Es muy característico de los zancadilla mantenerse siempre dentro de la zona de confort. Van de un extremo a otro del terreno que tienen delimitado y en constante movimiento pero nunca, nunca saltan, y el hecho de ver que tú vas a saltar les produce vértigo. No hablo de malas intenciones, de envidias ni nada por el estilo. Hablo de la cómoda estabilidad que produce quedarse quieto en un sitio donde se está bien y nunca pasa nada.

Pero precisamente eso es lo que pasa,  ese es el problema, que nunca pasa nada y así no se avanza ni se crece. Si has decidido llevar una vida que esté cargada de sucesos y vivencias no te permitas una charla larga con un zancadilla, por lo menos en lo que refiere a tus planes emocionantes y próximos, porque si te pillan con la guardia baja (cosa que por estadística puede pasar porque como buenos humanos tenemos que bajar la guardia de vez en cuando) pueden mandarlo todo al garete.


RODEATE DE PARACAIDISTAS Y ESCALADORES

el paracaidista no le teme a la altura

El paracaidista no le teme a la altura y el escalador no le teme al camino. Ningunao de los dos te aconsejará que bajes del trampolín y vuelvas al cesped a tomar el sol.

Su filosofía es clara, realista y positiva:

PERSEVERA

Este tipo de personas son las que nos ayudarán a mantenernos fuertes y si somos fuertes podremos devolverles el favor cuando sean ellos los que flaquean. Porque tener cerca a un paracaidista o escalador no significa que no vayas a verlos fallar o caer, significa que si caen los verás levantarse y se aseguran de que la anilla de emergencia abra el paracaídas número dos si falla el uno.

Estas personas son con las que deberíamos compartir nuestros planes e imposibles porque son capaces de vaciarles los bolsillos de piedras a los zancadilla en un plis plas y hacerse un puente con ellas para cruzar el río. Así de fácil.


la dieta cerebral

Sería sencillo coger a los zancadilla y ponerlos delante de los escaladores y paracaidistas ¿no? Pero resulta que el segundo grupo ha aprendido que no debe dejar que nadie ponga piedras en su camino de forma gratuita.

Supongo que a estas alturas del post nos sentimos o nos queremos sentir identificados con el grupo de los imparables. Pues aunque tengamos días de esos que es mejor no levantarse de la cama, ahí van un par de trucos para asegurarnos de que en nuestro camino no hay piedras ni somos la piedra en el camino de nadie.


1. TO DO LIST

Las listas de tareas son una de las cosas de las que más optimismo y alegría obtienes cuando al menos has conseguido tachar un 80% de las palabrejas que tenías apuntadas. Y este porcentaje, es bastante sencillo de conseguir.

El truco para esto es tener metas a corto, medio y largo plazo que sean posibles y mesurables. El hecho de tener en un papel escrito todo lo que deseas y tienes que hacer, hará que focalices toda tu atención en ello, pero recuerda que es muy importante tenerlo por escrito y poder repasar y leer la lista de tareas casi a diario.

1432387398_document

2. DESPIÉRTATE PERO SIGUE SOÑANDO

Antes de levantarte de la cama por la mañana dedica 5 minutos a programar el día mentalmente: las cosas básicas y urgentes primero y luego permítele a tu cerebro que juegue a programar cosas que realmente te gustaría hacer, como tomarte una cerveza con tus amigos, salir de compras o poder leer toda la tarde. Es muy probable que sin darte cuenta encuentres el tiempo que necesitas para el segundo grupo de deseos.

1432387435_rank-up

3. CONTROLA EL PESO DE TUS PENSAMIENTOS

Hay un alto porcentaje en el contenido de nuestros pensamientos que nos hacen sentir incomodos y algo infelices. Contrólate y verás como es así. Pensamos muchas veces al día en que tenemos que adelgazar, pagar esa factura y nos lo repetimos mentalmente hasta la saciedad. Vamos a poner a dieta a nuestro cerebro. No podemos olvidarnos de ciertas cosas y dejarlas pasar pero sí podemos decir basta y no dejar que engorden y se hagan bolas como pesas rusas en nuestro día a día. Un buen truco es darle la réplica a un pensamiento negativo cambiándolo por el contrario.

1432387549_bowling

4. BAILA, CORRE, NADA, VUELA

Resumiendo, haz deporte. Da igual, cuánto y cómo. Solo un par de veces a la semana haz algo que te guste y exija un poco de tu esfuerzo y perseverancia. Cuando termines la sesión te sentirás mejor contigo y pensarás en lo duro que te parecía antes de empezar y caerás en la cuenta de que no ha sido para tanto. Dicen que recordamos las cosas más felices y sencillas de lo que realmente fueron. Pues aprovechémoslo!

1432387668_theatre


Y lo último y más importante: Que nadie nos diga, ni nosotros mismos, que no podemos “algo”. Porque con imaginación, perseverancia, un poquito de esfuerzo y mucha pasión y disfrute, casi todo es posible.

¿Casi todo? Voy a arriesgarme a afirmar que TODO es posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s